POLVO DISUELTO EN EL VIENTO / Pablo Gonzalez Vicente

Pablo Gonzalez Vicente
 
 
 
POLVO DISUELTO EN EL VIENTO
 
Me sentí olvidado como un juguete roto en el baúl del tiempo. Vivo, pero abandonado a mi suerte. Mas, no me doblegué a la monotonía del paso de las noches y los días cual preso que cumple condena, sino que comencé a construir una vida nueva con los restos del último naufragio. Me había salvado y vivir era mi obligación.
 
Y cuando superé su desidia creí tenerlo en mis manos para decidir al fin mi destino – dijeron las palabras -, más el tiempo me demostró que sólo él era señor del porvenir, y que yo no escaparía a sus designios.
 
Y el sentir reveló:
 
Somos presos del tiempo que todo lo trae y todo lo lleva, y que no sabemos esperar por la impaciencia de nuestras pretensiones, ni tampoco disfrutar cuando se nos regala. Todo lo que deseamos juega la suerte del ciego, condenado a ir de la mano de otro siempre, y nuestro compañero es el tiempo. Por eso todo parte y regresa con él, incluso aquello que dimos por perdido un día. Él es quien todo germina y madura, que hace finitos al dolor y al gozo, que se lleva las ilusiones como viento de otoño y retoña las esperanzas como sol de primavera. Es el tiempo, prueba del amor eterno, principio y final de todas las cosas.
Tiempo que esperamos con impaciencia, que sentimos con intensidad, que deseamos apasionadamente. Tiempo para vivir y experimentar, pero también para dejarse llevar por sus designios sin pesar, pues un día, en él sólo seremos polvo, polvo disuelto en el viento.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s