Fragmentos de 189: “Mis tardes con Don Genaro” / José Revello

José Revello

SOBRE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS.
El tiempo del no tiempo
HISTORIA DE LA ETERNIDAD. (Formación decimal astronómica)

Fragmento-18

Con mí añorado amigo en plena conversación aquella tarde, nos dispusimos a caminar otro rato a distender el cuerpo y gozar del cielo despejado y soleado. En este corto lapso, Don Genaro, volvió a hacer hincapié en que, un grado de conocimiento, al cual nunca se tuvo o no se dio, no debe confundir, sino hacer pensar. Que es necesario escuchar el “eco” de nuestro interior, la formación de la creencia, que nos lleve a poder abrir nuestros pensamientos.
-Los conocimientos, en un término de amplitud -decía el anciano- en su contenido profundo, no es factible correr su cortina, en términos racionales. Pero debe ser elaborado por la fe y movido por la confianza, de que es parte del espíritu. La voluntad en que vives ahora, es la simiente que debe proyectar tu experiencia, la conciencia y las “voces” interiores nunca se equivocan. Con esto quiero decirte que tomes -por ejemplo- estas informaciones con cuidado, pero no con miedo o temor. Todo aquello que se acerca a tu vida tiene un propósito. Pero debes quedarte con lo que sientas, en el orden de tu vida, te hace crecer. Y me refiero a lo intelectual, los sentimientos, pensamientos, y ese nexo que no dudes existe: la línea que tiende al infinito. Tu corazón sensación será tu indicación.
Después de decir estas palabras, Don Genaro, se fue haciendo habitual, ante mi atención volvió a retomar el hilo de su relato.
-Sigamos pues con esta fantástica historia, si así te gustaría definirlo
LA EVOLUCIÓN DE LOS UNIVERSOS LOCALES
Un Universo local, -empezó su relato- es la obra individual de un Hijo Creador de la orden paradisiaca de los Micaeles. Reúne cien constelaciones, cada una de ellas, compuesta por cien sistemas de mundos habitados. Con el tiempo, cada sistema contendrá aproximadamente mil esferas habitadas. Estos universos del tiempo y del espacio son todos evolucionarios. El plan creador de los Micaeles del Paraíso, siempre sigue su curso a través de un desenvolvimiento gradual y desarrollo progresivo de esencias y capacidades físicas, intelectuales y espirituales de las múltiples criaturas que habitan variadas órdenes de esferas, comprendidas en ese universo local. Nuestro mundo -prosiguió- pertenece a un universo local, cuyo soberano es Micael de Nebadon. Y todos los planes de Micael para este universo local, los aprobó plenamente la Trinidad del Paraíso, antes de que se embarcara en la suprema aventura del espacio. Los Hijos de Dios pueden elegir los reinos de sus actividades creadoras. Pero los Arquitectos Paradisiacos del Universo Maestro, originalmente, proyectan y planifican estas creaciones materiales.
LA APARICIÓN FÍSICA DE LOS UNIVERSOS
Las manipulaciones preuniversales de fuerza espacial y energías primordiales son obra de los Organizadores de la Fuerza Decanos Paradisiacos. Pero en los dominios del superuniverso, cuando la energía emergente reacciona ante la gravedad local o lineal, se retiran a favor de directores del poder del superuniverso correspondiente. En la creación de un universo local, estos directores del poder funcionan solos en la fase prematerial y en fases posteriores a la fuerza. Para un Hijo Creador no existe ninguna oportunidad de comenzar la organización del universo hasta que, los directores del poder, hayan efectuado la movilización de energías espaciales suficientemente como para proveer un cimiento material —soles verdaderos y esferas materiales— para el universo emergente. Todos los universos locales son -aproximadamente- del mismo potencial energético, aunque se diferencien grandemente en sus dimensiones físicas y puedan variar, de vez en cuando, en el contenido de la materia visible. La carga de poder y la dote de materia potencial de un universo local, están determinadas por manipulaciones de los directores del poder y sus predecesores, así como por actividades del Hijo Creador y por el don del control inherente físico poseído por su asociada creativa. La carga de energía de un universo local es aproximadamente de un cienmilésimo de la carga de fuerza de su superuniverso. En el caso de Nebadon, nuestro maravilloso universo local, la materialización de la masa es un poco menor. Hablando del aspecto físico, Nebadon posee la entera dote física de energía y materia, que se puede hallar en cualquiera de las creaciones locales de Orvonton. La única limitación física de la expansión del desarrollo del universo de Nebadon, consiste en la carga cuantitativa de energía espacial, sujeta por el control gravitacionario, que ejercen los poderes y personalidades asociados del mecanismo universal combinado. Cuando la energía-materia ha alcanzado cierta etapa en materialización de la masa, aparece en escena un Hijo Creador Paradisiaco, acompañado por una Hija Creativa del Espíritu Infinito. Simultáneamente, con la llegada del Hijo Creador, comienzan las obras para construir la esfera arquitectónica destinada a ser el mundo sede central del proyectado universo local. Durante muy prolongadas eras cósmicas, esa creación local evoluciona, los soles se estabilizan, los planetas se forman y entran en sus órbitas, mientras continúa la tarea de creación de mundos arquitectónicos, destinados a ser sedes centrales de constelaciones y capitales de sistemas.

(Fragmentos de: “Mis tardes con Don Genaro”
Derechos de autor Reservados

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s